El Reino de San Borondón o el de las Hespérides, es una micronación que consta de los territorios del Actual llamado Archipiélago Canario, sus islas, las Islas Salvajes ocupadas por Portugal, y África Occidental española que comprende el antiguo Sahara español hoy ocupado por las Fuerzas del Reino de Marruecos y las Islas restantes de la Macaronesia con la mítica Isla de San Borondón.

Definir San Borondón no es tarea fácil, ya que podría decirse que es una isla y reino mágico. Es adentrarnos en el territorio de los sueños, en la geografía de los visionarios, en el lugar de los elegidos.

Ello se deriva, por supuesto, del carácter esquivo, volátil, intangible, quimérico, es en suma, un pedazo de tierra emergente sobre el Atlántico y bajo sus aguas fugitivo, cuya verdadera naturaleza aún hoy sigue perteneciendo al ámbito de lo misterioso e inexplicable. La Isla de San Borondón, muy especialmente para los Canarios, es patrimonio de la utopía, del misticismo, de las leyendas y de las historias populares.

No todo del mundo puede ver o visitar la isla, solo se puede encontrar y ver cuando no se busca y si miras al horizonte sin pensar en ella, es cuando puede aparecer. Mientras más buscas menos encuentras, y cuanto más miras menos ves. El Maestro aparece cuando el Alumno está preparado.

Se le conoce también como La Encubierta, La Inaccesible, la isla de la eterna juventud, la Non Trubada, La Perdida, La Encantada o isla de las 7 ciudades (donde aparece otro elemento simbólico: el número 7).

Ya los Romanos la denominaron “Aprositus” que significa “Isla a la que no se puede llegar” y fue el nombre que prevaleció hasta la Edad Media con la llegada de las tropas Castellanas y normandas para la conquista del Archipiélago Canario.